Congreso argentino ratifica decreto que cambia Ley de Medios

En una sesión de más de tres horas, la Cámara de Diputados ratificó el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 276/2015 por el cual se modificaron aspectos centrales de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Ley SCA) y Argentina Digital y se dispuso la creación del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) como autoridad de aplicación.

La votación, que se realizó a mano alzada en vez de en forma nominal, contó con el apoyo del Frente Cambiemos (oficialismo), Frente Renovador y legisladores del peronismo del interior del país. Por su parte, el Frente para la Victoria (FPV), los socialistas, Libres del Sur y la izquierda del Partido Obrero y el PTS votaron en contra, en tanto el bloque justicialista se abstuvo.

El Ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad celebró la convalidación del DNU. Señaló que “aquellas famosas adecuaciones que exigía la Ley de Medios han sido suprimidas y hoy la idea es una gran apertura y que todos puedan competir en el mercado… La adecuación del Grupo Clarín quedó en la nada, se volvió para atrás. Era ridícula. Desguazaba a los medios con la única intención y objetivo de perjudicar al Grupo”. A su vez, indicó que antes de fin de año se enviará un nuevo proyecto de Ley al Congreso.

Cabe recordar que, el decreto 267/2016 crea, en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones, la “Comisión para la Elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, Actualización y Unificación” con el objetivo de redactar una nueva Ley que reemplace a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y a la Ley Argentina Digital. Pero hasta tanto se llegue a esa instancia, el DNU modifica varios artículos de ambas leyes favoreciendo la lógica de concentración del sector al ampliar los límites establecidos para la cantidad de licencias (de 10 a 15 para radio y TV abierta), flexibilizar sus plazos y disponer una extensión automática del plazo vigente de todas las licencias, establecer prórrogas sucesivas sin audiencia pública, facilitar la transferencia de licencias entre empresas, eliminar la regulación para la TV por cable, y volver a restringir el ingreso de las operadoras telefónicas a los servicios de TV por suscripción por un plazo de 2 a 3 años.

Durante la sesión en la Cámara de Diputados, el Frente Renovador de Sergio Massa pidió a la comisión redactora de la ley que considere incluir en el proyecto disposiciones “asimétricas que prevean medidas de competencia adecuada en la TV por cable” y llevar a “cinco años, prorrogables por otros cinco más” la prohibición para que las telefónicas accedan al servicio de televisión por cable, pero habilita la venta de las operadoras de cable, entre otras cosas.

La decisión de validar el DNU llega dos días antes de que se realice la audiencia pública ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), solicitada por el CELS, organizaciones de la sociedad civil y varias universidades nacionales.

El DNU ya había motivado una serie de advertencias por parte del Relator de la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, quien señaló que las medidas afectan el funcionamiento de los medios de comunicación y el pluralismo, lo que significa un retroceso en materia de libertad de expresión. A su vez, distintos académicos manifestaron públicamente su preocupación ante los cambios en la normativa propuestos por el presidente Macri, al igual que la Coalición por una Comunicación Democrática (CCD), que participó de la elaboración de la ley sancionada en 2009. Incluso desde el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) señalaron que la sanción de DNU no era el mecanismo adecuado para modificar la Ley audiovisual. Por su parte, el Decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Glen Postolski, expresó su repudio a la ratificación del DNU y señaló que “La actual gestión demolió con tres decretos los principales aspectos de la LdSCA y con ello la madurez normativa que había alcanzado la Argentina, reconocida a nivel mundial”.

*Observacom