Cámara inicia trámite de proyecto que permite concesiones televisivas a municipios

De aprobarse la iniciativa, las municipalidades podrían ser concesionarias de carácter local, es decir, con un alcance inferior al 25% de la población de una región determinada y menor al 50% de las comunas de ese territorio.

El Ciudadano*

La comisión de Ciencias y Tecnología de la Cámara de Diputados inició la discusión de un proyecto de ley, que busca reconocer a los municipios, corporaciones y fundaciones municipales la titularidad de concesiones de radiodifusión televisiva de libre recepción de cobertura local. Esta moción se presenta después que la Ley de Televisión Digital suprimiera la posibilidad de que municipios cuenten con un canal de tv.

El proyecto fundamenta su propuesta a través de la garantía del derecho constitucional de libertad de opinión e información. En este sentido, la iniciativa aduce a que en la Constitución se dispone que el Estado puede establecer, operar y mantener estaciones de televisión. Como las municipalidades son órganos de la administración del Estado, excluirlas de la titularidad sobre concesiones televisivas, “vulnera una norma constitucional expresa, privando al Estado de ejercer una prerrogativa reconocida en la Constitución”, según se lee en el boletín presentado por la diputada Camila Vallejo.

El texto establece que los canales de televisión operados desde las municipalidades cuenten con un directorio donde estén representados el alcalde y el concejo, además de asegurar la participación de organizaciones de la sociedad civil. De acuerdo al documento, con esto se busca cautelar el pluralismo informativo y cultural.

Por otro lado, el proyecto propone que las municipalidades no puedan ser titulares de concesiones televisivas de carácter comunitario, además de incorporar una norma transitoria que permitirá la apertura de nuevos plazos para que las municipalidades procedan a la obtención de las concesiones de televisión digital.

Cabe señalar que la ley 18.838 define a los concesionarios locales como “aquellos que sean titulares de concesiones que, consideradas en su conjunto, contemplen presencia en sólo una región, comprendiendo dentro de ella un alcance efectivo inferior al 25% de su población y con una cobertura inferior al 50% de las comunas de dicha región”.

¿Qué dicen los comunitarios?

“Yo creo que entre más actores haya en televisión, se supone que más democracia debiera haber en un país. Pero se me produce una contradicción cuando esto cae en manos de los municipios, porque a nosotros como televisión comunitaria con 19 años de existencia, todavía no nos entregan la concesión de un canal”, comentó Luis Lillo, presidente de la Asociación Nacional de Canales Comunitarios de Chile y director de Señal 3 de La Victoria.

Para Raúl Rodríguez, jefe de la carrera de periodismo de la Universidad de Chile y miembro de la Radio Comunitaria Juan Gómez Millas, es positiva la distinción entre medios municipales y comunitarios. “Creo que podría ser positivo que estos medios municipales no pueden ser titulares de concesiones del espacio destinado al sector comunitario, porque el proyecto entiende que no es televisión comunitaria, sino otro actor, en este caso, municipal-estatal”, señaló.

Por otro lado, uno de los reparos del “Polo” Lillo se relaciona con el eventual aprovechamiento que harían los partidos políticos a través de canales administrados por las municipalidades. “Que no vengan a camuflarse los partidos políticos, a través de sus municipalidades, para adueñarse del espectro que podría pertenecer a los comunitarios”, señaló.

En la misma línea, deslizó una crítica a las políticas públicas en materia de medios de comunicación, porque a su juicio, “estos zánganos de senadores y diputados mezclaron peras con manzanas. No dividieron el espectro como en Argentina, donde las televisiones comunitaria, pública y privada ocupan un tercio, cada una. Quizá hay que dividir el espectro en cuatro partes, porque no se considera la televisión indígena”.

Rodríguez advierte que, antes de la discusión de este proyecto, debe darse un debate sobre la televisión pública, porque sino, “lo que va a pasar es que las televisoras municipales van a depender del alcalde de turno y podrían transformase en instrumentos de propaganda y no estarían cumpliendo el fin que se le da a un medio local, que es generar capacidad de servicio y al Estado a las organizaciones del territorio”.

*Felipe Menares Velásquez
El Ciudadano